BIENVENIDOS

Bienvenidos al Blog personal/profesional de Ricardo Fueyo, psicólogo de Zaragoza (España). Por fin pongo en marcha mi blog. Esto era una idea de hace bastante tiempo pero nunca he conseguido reunir la suficiente energía para empezarlo y, lo que es más complicado, mantenerlo. Este es un blog personal/profesional pero siempre desenfadado acerca de aquellas cosas que considero importantes pero que requieren de un dinamismo mayor que la información que podemos encontrar en http://www.ricardofueyo.com/. Dos son los temas a los que va orientado este blog: De un lado, la psicología, objeto de mi interés profesional y de otro, y desde que en noviembre de 2007 diagnosticaron a nuestro hijo Jorge de Enfermedad Celíaca, la celiaquía uno de mis objetos de interés personal. Este blog pretende por lo tanto servir de punto de encuentro entre estos dos temas más aquellas otras cuestiones desenfadadas que se nos vayan ocurriendo. En este blog son bienvenidas, experiencias relativas a la psicología, a la convivencia con la celiaquía, consejos, recetas, restaurantes para celíacos, viajes, referencias de ideas, vídeos, documentación, bibliografía. etc. Empezamos y ya veremos cuándo paramos.

viernes, 8 de octubre de 2010

Las galletas sin gluten más sencillas del mundo

Hace unos meses me pasaron la receta de lo que para nosotros es la mejor receta de galletas en relación sabor/esfuerzo. Son unas galletas de coco que tienen gran aceptación entre celíacos y no celíacos y si queremos salir del paso de forma rápida pues es una opción. Se conservan frescas durante semanas y, la verdad, sólo les veo ventajas. La receta es así de sencilla:
- 1 huevo
- 100 gr de azúcar
- 100 gr de  coco rallado.

Podemos variar estas cantidades a nuestro antojo manteniendo siempre la proporción.

Se bate el huevo y se mezcla en un bol con el azúcar y el coco. En la bandeja del horno y sobre papel de hornear, se hacen bolitas y se aplastan hasta darle forma de galletas. Se hornean a 200º durante 10 minutos y ya están. Se puede ampliar el tiempo de horno si nos gustan más secas/tostadas. Siempre salen, no hay posibilidad de error.

lunes, 4 de octubre de 2010

Cómo explicar de forma muy clara la cantidad de gluten que puede tomar un celíaco

Hace ya algunos años tuve la oportunidad de asistir a una estupenda conferencia del psicólogo social Elliott Aronson. En ella, comentaba la importancia de hacer los fríos datos estadísticos y científicos vívidos (vivid), impactantes. Ponía el ejemplo extraído de una de sus colaboraciones con la Administración de cómo, en relación con el consumo de energía en los hogares, era mucho más eficaz que los datos estadísticos y científicos, hacer ver que si sumásemos las rendijas de nuestras ventanas y puertas  por las que se escapa la calefacción, su superficie equivaldría al agujero del tamaño de una pelota de baloncesto en la pared y... ¿quién no taparía un agujero de semejante tamaño en invierno para que no se escapase la calefacción? Con ejemplos como éste consiguió mejorar el aislamiento térmico en los hogares que participaron en aquella campaña. En esta línea se me ocurrió el tema de esta entrada: ¿Cómo hacer entender y, lo que es más importante motivar, los fríos datos de la celiaquía, sus dietas y transgresiones a los no familiarizados con el tema?

Llevo 20 años trabajando en el ámbito de la discapacidad y durante estos años he tenido la oportunidad de impartir varias decenas de cursos a Directores y monitores de tiempo libre y, lo que es más importante, a algunas monitoras de comedor. Cuando salía la palabra celíaco contestaba yo con rapidez "el que no puede tomar pan, el que no puede tomar gluten" pero ahí me quedaba. Pero... ¿Cuánto gluten puede tomar un celíaco? ¿estamos hablando de un bocadillo, de una pizza o de otras cantidades? Pues bien, supongo que como muchos, hasta que no me tocó de cerca la celiaquía pues hablaba de generalidades pero no de cantidades. Ahora sé mucho más (y todavía ignoro muchos temas - humm, creo que escribiré un post sobre los muchos temas que ignoro). Pues bien, según leí en su día en la revista oficial de FACE "LA MAZORCA" el consumo en el  celíaco de 50 mg de gluten diarios puede producir daño intestinal (Carlo Catassi, Mazorca nº 24, 2007. "Los resultados del estudio demostraron que el consumo de 50 mg de gluten al día es suficiente para causar cambios histológicos significativos en pacientes celíacos tratados" (C. Catassi y cols. Am. J Clin Nutr 2007 Jan 85(1): 160-6 Si este dato es inexacto o se ha desactualizado, ruego me lo corrijan.

Por otro lado ¿Cuánto gluten tiene el pan? Algunas averiguaciones, estas personales y de momento siento no poder citar otra fuente, parece que el 10% del pan blanco es gluten (si alguien tiene datos más exactos o la fuente, ruego también me lo indique).

Pues bien uniendo estos datos la frase queda así: "Una miguita de medio gramo de pan que salte a su plato contiene el máximo de gluten que un celíaco puede consumir en un día"  "Ahora, coge esa miguita de medio gramo y repártela entre las 4 comidas que el niño hace al día"  "Si a eso le añades el poco gluten que pueda quedar en otros alimentos... ¡CREO QUE NOS HEMOS PASADO!"

Otra frase: "En España (lo adaptamos a Argentina u otros países) los alimentos más seguros para los celíacos tienen 10 ppm (partes por millón). Si cocinas UNA TONELADA de sopa para tu niño, te puedes permitirle añadirle 10 gramos de gluten!!

Otra frase: ¿Por qué la gente entiende que el veneno presente en una picadura de abeja pueda matar a una persona alérgica al mismo y esa misma persona piensa que por una transgresión no pasa nada o por un bocado no pasa nada?

Bueno, creo que son tres frases más o menos exactas, y susceptibles de crítica, comentario y mejora, pero que son las que ahora me resultan más útiles en mis cursos y grupos de autoayuda para explicar la dimensión del problema y las precauciones que hay que adoptar. Y como creo que pueden ser útiles y chocantes pues las aporto por si a alguien le resultan de utilidad.

sábado, 2 de octubre de 2010

Tarta Sacher sin gluten para celíacos (Tarta Sánchez)

Ayer tuvimos concurso de postres en el colegio de nuestro hijo. Así que  ya sabemos lo que quiere decir eso para los que no sabemos cocinar. Nervios, responsabilidad, prisas, ingredientes, limpiar... ¿Saldrá o no saldrá? Este año nos presentamos con la tarta sacher para celíacos (gracias Menchín por la receta) que es en la actualidad nuestro postre estrella (ya que somos muy limitadicos en esto de la repostería). Este año no ganamos (ya ganamos el pasado y no vamos a ganar siempre) pero recibimos múltiples felicitaciones y peticiones de la receta por lo que ahí va:

INGREDIENTES
- 4 yemas
- 3 claras
-120 gr. de azúcar
- 70 gr. de harina (nosotros utilizamos SCHAR MIX DOLCI)
- 140 gr. de mantequilla
- Una pizca de sal
- 175 gr. de chocolate amargo (propongo Chocolates Valor)
- 1 vaina de vainilla (una de esas cosas que uno nunca tiene por lo que no se la echo)

Para la cobertura:
- 100 gr. de chocolate de cobertura (sigo proponiendo Chocolates Valor, las gotas negras son ideales)
- 100 ml. de nata
- 50 gr. de mantequilla

Para el relleno
- Mermelada de fresa o albaricoque
- Trufa según la receta de Chocolates Valor que ya especificaré.

PROCEDIMIENTO
- Se funde el chocolate con mucho cuidado en el microondas o al baño maría y se deja enfriar.
- Se bate la mantequilla con 40 gr. de azúcar y la sal hasta que blanquee.
- Se le añade a la mantequilla el chocolate fundido frío y se mezcla.
-  Se le añaden las yemas y se mezclan
- Se baten las claras con el resto del azúcar
- Se mezcla 1/3 de las claras con la mezcla donde está el chocolate y 2/3 con la harina tamizada (paso un poco trabajoso y muy misterioso pero como me lo dijeron así yo así lo digo)
- Se vierte en un molde redondo de 26 cm. de diámetro (eso es precisión!!), poniendo de bajo un círculo de papel de horno para facilitar que se  desmolde.
- Con el horno precalentado, se hornea a 150º durante hora y media !!! Es de cocción lenta.
- Se deja enfriar en el molde.
- Se envuelve en papel de aluminio  y se deja 24 horas en el frigorífico.
- Se saca y se abre en 3 capas cortándolo en pisos con un hilo de coser (truco muy bueno) que ya explicaré.
- Se rellena una capa con la trufa y otra con mermelada de albaricoque o fresa.

Y este fue el resultado...





.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Celíacos y celíacas y personas con enfermedad celíaca...

Yo tuve un compañero de trabajo que, con no poco sentido del humor, comentaba... "Yo primero fui minusválido, después pasé a ser disminuido, ahora soy discapacitado...¡PERO SI YO TODA MI VIDA HE SIDO COJO!" Con estas palabras ilustraba mi compañero que ha tenido que ir adaptando, con el paso de los años, la terminología a lo políticamente aceptado y aceptable, mientras que permanecía invariable su percepción de su discapacidad y, lo que es peor aún, su percepción de las discriminaciones de las que era objeto por motivo de su discapacidad.

Ahora, si cogemos cualquier revista especializada sobre el tema o cualquier artículo vemos que hay distintas formas de referirse al colectivo: celíaco/a, persona con celiaquía, persona con enfermedad celiaca, intolerante al gluten... De todas estas acepciones, la que me resulta más cómoda es la de celíaco/a. No sólo porque me resulta más fácil de teclear (que también) sino porque me niego a ir cambiando la denominación conforme la sociedad vaya desgastando los términos a base de discriminación. Así pues, mi hijo es celíaco porque lo digo yo (y su médico, fundamentalmente) y sobre todo, porque lo dice él, porque desde los 2 años ha aprendido a decir que es "celíaco y que no puede tomar gluten" (con estas palabras). Aprender a manejar la propia enfermedad empieza por denominarla sin tapujos ni prejuicios. Para mí, uno de los mejores ejemplos son los Ciegos Españoles (ONCE). Se llamán a sí mismos "ciegos" y han pasado por encima de términos como "invidentes", "personas con agudeza visual reducida."... y la verdad, no les va nada mal.
Por todo esto, pienso que el debate no es tanto cómo queremos que nos llamen sino cómo queremos que nos traten. El debate se debe centrar en prevenir que conductas discriminatorias (en restaurantes, charcuterías, comedores escolares...) desgasten el término celíaco para poder seguir utilizándolo con orgullo y comodidad.


lunes, 20 de septiembre de 2010

El porqué de mi logo

Cuando encargué el diseño de un logo para mi despacho profesional a llagüerri.com. Tras un análisis detallado del mercado, de los servicios que yo podía ofrecer y, sobre todo, de mi perfil profesional, Llagüerri me comentó que el logo que mejor recogía mi perfil personal y profesional era el que ahora ilustra este blog. Aunque no le faltaba razón porque me han dicho que soy una mezcla de un poco de Javier Imbroda, una pizca de Bruce Willis y toneladas de Homer Simpson me parecía poco serio para mi página oficial pero a la vez me daba un poco de pena desaprovechar "tan-maño" talento y, al menos de momento, va a encabezar mi blog durante una temporada.

Cómo ilustrar la explicación de la Enfermedad Celíaca

Recientemente me ha llegado este vídeo del Dr. Cueto Rúa sobre cómo explicar la enfermedad celíaca de una forma vívida y sencilla. Destacar la importancia de enviar mensajes unánimes al niño celíaco por parte de todos los miembros de la familia (padres, hermanos, abuelos...). La verdad es que el audio no es muy bueno pero el contenido merece la pena.





viernes, 17 de septiembre de 2010

Ponga un celíaco en su vida

No cabe duda que cuando nos dijeron que nuestro hijo tenia celiaquía nos dieron un importante disgusto. Ahora bien, una vez asimilada la noticia y su tratamiento pues como todas las cosas en la vida tiene sus aspectos positivos y sobre eso tuve que reflexionar para cuando me pidieron una charla para el "Día del Celíaco de 2009 en Huesca". (Se puede encontrar un excelente resumen de la jornada en http://elrinconsingluten.blogspot.com/2009_06_01_archive.html ) (Gracias, Prydwen ). Tanto reflexioné y tantas ventajas le vi que en un canto al optimismo titulé mi charla "Ponga un Celíaco en su vida". ¿Y por qué este título? Pues porque, indudablemente, la relación con la enfermedad celíaca permite desarrollar una serie de habilidades que no siempre se tiene la oportunidad de desarrollar si no se entra en contacto con la adversidad. Estructuré mi charla en ventajas: individuales, de pareja, de familia y sociales.
  • Ventajas individuales: Las personas con enfermedad celíaca se ven obligadas a trabajar el autocontrol (no pueden comer cualquier cosa), la tolerancia a la frustración (otras cosas parecen más apetitosas), lo que en psicología se conoce como la demora de la gratificación (tienen que aprender a esperar a que su comida esté lista por ejemplo) y la empatía (son capaces de ponerse, con más facilidad en el lugar del otro, del que sufre, del que tiene una efermedad o problema).
  • Ventajas de pareja: Indudablemente, cuando te dan la noticia de que tu hijo es celíaco aprendes a desarrollar la unanimidad de criterios (ponerse de acuerdo en qué puede comer y qué no), seguramente se mejora la habilidad de compra, de comer sano. Además de la empatía como en el caso anterior también se desarrollan las habilidades sociales relacionadas con la exigencia de los propios derechos: pedir que te limpien la máquina en la charcutería, hablar con el cocinero en un restaurante. La carga de trabajo también se multiplica en casa, nuevos platos, hacer el pan, las magdalenas, saber qué le voy a dar de desayunar o el postre y todo esto lleva a un reparto de tareas y al desarrollo de nuevas habilidades. Se mejora la escucha y la asunción de riesgos (¿lo dejo a comer en el comedor escolar?)
  • Ventajas par la familia: En la familia se mejora la empatía (ponerse en el lugar del otros), la solidaridad (elegimos un sitio donde pueda comer el celíaco), aprendemos a no chinchar, a no jugar con la comida, a respetar los platos de los demás...
  • Ventajas para la sociedad: Finalmente, la celiaquía y otras "discapacidades" nos ayudan a hacer una sociedad más justa y solidaria. Pasamos del concepto darwiniano de la "supevivencia del más apto" al "hoy por mí y  mañana por ti". Al final, en esta vida, todos nos vamos a ir discapactando poco a poco y todos vamos a tener que trabajar con la diversidad por lo que cuanto antes nos vayamos acostumbrando pues mejor que mejor. Por esto, resulta tan importante que personas famosas con celiaquía den un paso al frente y lo hagan público. Para que niños y jóvenes con celiaquía puedan tener modelos en los que fijarse y sepan que se puede alcanza aquello que se propongan.

Un poco por todo esto, he llegado a pensar que la celiaquía de mi hijo nos pone a nosotros, y lo que es más importante, a él, en unas mejores condiciones para tener éxito en esta sociedad. Que seguramente somos un poco mejores personas desde que conocemos esta enfermedad y que hemos desarrollado unas habilidades que nos son y nos serán de utilidad en un futuro y que de otro modo, nos habría costado desarrollar.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Otra repostería es posible


No cabe duda que uno de los retos a los que se tiene que enfrentar el padre de un celíaco y el adulto celíaco es "la nueva cocina". Nueva no por innovadora sino porque tenemos que adaptar las recetas con harina a nuestras harinas sin gluten, y claro, no siempre es fácil. No es fácil sabiendo cocinar pero si además no sabíamos cocinar pues el camino va a ser largo y no exento de dificultades y frustraciones. Bueno, el objeto de este post es que podamos visualizar el fin de ese camino si somos un poco aplicados. Adjunto imágenes de postres realizados por mi hermana para su sobrino Jorge (mi hijo) y sirva también de agradecimiento a su sensibilidad.

¿Qué tal unos canutillos y unos hojaldres?



y unas palmeras...

Efectivamente, no las he hecho yo y no me habrían quedado así.

Hombre, nosotros sí conseguimos hacer nuestras cositas he incluso conseguimos ganar el premio del colegio de Jorge, el Hilarión Gimeno de Zaragoza (desde aquí agradecemos su sensibilidad y benevolencia). Nos presentamos con nuestro "Ajedrez para Celíacos"

No es lo mismo, pero nos quedó apañadico combinando los dos bizcochos de maizena (uno con chocolate) y uniéndolo con mermelada y recubriéndolo con chocolate.

Bueno, solo eso comentar que sabiendo, se puede ir mejorando poco a poco la calidad y aspecto de los postres sin gluten.

Mi hijo es celíaco: Primeros pasos

No cabe duda que la noticia de que un hijo tuyo tiene un problema médico es uno de los disgustos importantes que se puede llevar uno en esta vida y, en el caso de la celiaquía así es. Una vez correctamente diagnosticado debemos pensar dos cosas: De momento, es una enfermedad para toda la vida, y en segundo lugar, es de las enfermedades que mejor tratamiento tienen. A continuación algunos consejos que a mí me dieron y otros fruto de mi experiencia y que me son útiles. No están escritos por orden de importancia.
1. A excepción de la persona celíaca que debe hacer una estricta dieta sin gluten, los demás deben cocinar y comer con gluten.
2. Aunque se cocine con gluten es muy útil eliminar la harina de trigo y el pan rallado de la cocina pues son bastante engorrosos de limpiar y fácilemente sustituibles.
3. El niño debe aprender cuanto antes la palabra gluten y hablarle sin tapujos: "No puedes comer gluten, ni un poco y de por vida"
4. Aprender las recetas básicas de toda familia celíaca: bizcocho y magdalenas de maizena, croquetas, besamel...
5. Ayudar al niño a familiarizarse con las palabras celíaco y celiaquía, enseñarle que no puede aceptar comida de extraños ni coger cosas de otros platos sin preguntar, ni dejar que cojan del suyo.
6. Asociarse a la Asociación de Celíacos de su comunidad al objeto de obtener información fiable y contactos y apoyo de otras personas en la misma situación que les será de gran utilidad.
7. Hablar con otras personas en situación similar.
8. Aunque siempre hay que hacer lo que diga el médico, lógicamente, desde un punto de vista psicológico es mejor empezar por una estricta dieta natural, para, posteriormente pasar a los alimentoscon sello FACE (en España) y, por último, todos los contemplados en la lista.
9. Es bueno que el niño se quede a comer en el colegio cuanto antes, los comedores con catering lo tienen muy controlado y los que tienen cocina propia pueden ser más fácilmente visitados por los dietistas de las asociaciones.
10. Comer fuera con cierta frecuencia, hablar con los cocineros e intentar transmitir confianza al niño.

Lógicamente estos consejos no son exhaustivos ni infalibles pero creo que orientan.

domingo, 10 de enero de 2010

Bienvenidos

Bienvenidos al Blog personal/profesional de Ricardo Fueyo, psicólogo de Zaragoza (España).
Por fin pongo en marcha mi blog. Esto era una idea de hace bastante tiempo pero nunca he conseguido reunir la suficiente energía para empezarlo y, lo que es más complicado, mantenerlo. Este es un blog personal/profesional pero siempre desenfadado acerca de aquellas cosas que considero importantes pero que requieren de un dinamismo mayor que la información que podemos encontrar en http://www.ricardofueyo.com/.
Dos son los temas a los que va orientado este blog: De un lado, la psicología, objeto de mi interés profesional y de otro, y desde que hace 2 años diagnosticaron a nuestro hijo Jorge de Enfermedad Celíaca, la celiaquía uno de mis objetos de interés personal. Este blog pretende por lo tanto servir de punto de encuentro entre estos dos temas más aquellas otras cuestiones desenfadadas que se nos vayan ocurriendo.
En este blog son bienvenidas, experiencias relativas a la psicología, a la convivencia con la celiaquía, consejos, recetas, restaurantes para celíacos, viajes, referencias de ideas, vídeos, documentación, bibliografía. etc.
Empezamos y ya veremos cuándo paramos.